Blog

abr 25, 2017

¿Cuánto conoces a tu Sistema Digestivo?

Es verano y es momento de disfrutar y pasar buenos momentos en familia, pero con tantos platillos deliciosos a las que nos enfrentamos cada día las probabilidades de contraer padecimientos en el sistema digestivo aumentan por eso es bueno conocer nuestro organismo para que al primer síntoma tengamos la noción de qué podría ser el causante de nuestros malestares.

El aparato digestivo es aquel que se encarga de todo el proceso de la digestión alimenticia y transformación de los alimentos en sustancias que nos nutrirán (nutrientes). Desde que ingresan por la boca sufren la primera transformación, luego en el estómago y finalmente a nivel intestinal. La finalidad de todo este proceso es la de transformar los alimentos en sustancias que nos darán vida y energía a nuestras células. El aparato digestivo entonces, está conformado por una serie de órganos especializados que contribuyen con todo el proceso de la digestión.

Cuando comemos, los alimentos son masticados inicialmente transformándose en bolo alimenticio, luego pasan por el esófago que es el que conecta nuestra boca y garganta con el estómago, donde son depositados, todos los órganos digestivos están recubiertos por una membrana llamada mucosa, que tiene diferentes funciones, la mucosa del estómago, la boca y el intestino delgado tiene diminutas glándulas que producen líquidos especiales que contribuyen con la transformación de los alimentos.

El hígado y el páncreas también intervienen en el proceso, produciendo jugos que llegan al intestino por medio de pequeños canales llamados conductos. La vesícula biliar almacena los jugos biliares (bilis), hasta que éstos son necesarios en el intestino. La trituración y transformación de los alimentos se lleva a cabo en el estómago y es gracias a las funciones mecánicas que este posee.

Entre el proceso de comer, transportar, disolver alimentos y extraer lo útil y desechar lo inútil de todos los alimentos, puede haber complicaciones o alteraciones traducidas en padecimientos. Te mencionamos algunos:

-Reflujo gástrico: Producido cuando el ácido del estómago se devuelve al esófago produciendo cierto ardor en el pecho (agruras).

-Gastritis: Se da por la una inflamación en el estómago producida por una bacteria denominada Helicobacter pylori, que hay que tratarla. Hay un medicamento llamado Sucrassyl que se utiliza para proteger las paredes del estómago y ayuda al tratamiento definitivo de la gastritis.

-Síndrome de colon irritable: Se considera un trastorno de origen psicosomático, es decir, el desequilibrio emocional y el estrés actúan directamente sobre los intestinos, alterando su funcionamiento. Provocando diarrea, vómitos y estreñimiento. Aquí puedes utilizar perfectamente Pediarol que ha dado muy buenos resultados.

-Ulceras: son lesiones que pueden aparecer en el revestimiento del estómago, del intestino delgado o del esófago y son producidas por la destrucción de esa capa protectora, por la bacteria Helicobacter pylori y se agrava por los jugos gástricos que provocan aumento de la acides.

Hay varios medicamentos que se pueden tomar en estos padecimientos y Paill tiene de todos ellos: Pediarol, Sucrassyl, Ulssium. Además puedes tomar Complejo B Forte que fortalecerá las defensas del organismo haciendo tu sistema inmunológico más fuerte.

Recuerda que cada padecimiento debe ser diagnosticado y tratado por un médico. Para dar un mejor diagnóstico y la medicación sea adecuada a tu caso específico.