Blog

abr 24, 2013

Dolor Articular




El dolor articular puede ser causado por muchos tipos de lesiones o afecciones y sin importar la causa puede ser muy molesto.

Este tipo de dolor suele ser síntoma de una enfermedad reumática (del tejido articular), aunque también puede deberse a accidentes y lesiones deportivas.

Causas
  • Puede ser resultado del uso y desgaste normal de las articulaciones.
  • Lesiones, inflamación o infecciones.
  • Condiciones genéticas (herencia) pueden desencadenar este tipo de dolor.
  • Golpes y accidentes durante la práctica deportiva.
Síntomas
  • El dolor suele acompañarse de inflamación en una o más articulaciones.
  • Sensibilidad cuando se palpa la articulación.
  • Incapacidad para realizar los movimientos articulares normales, como flexionar las rodillas, doblar un brazo o manipular algún objeto.
  • Enrojecimiento y calor en la zona articular.
  • Molestias que aparecen al utilizar la articulación y que se alivian con reposo.
  • Rigidez de movimiento que desaparece conforme se utiliza la articulación.
  • Cuando la causa es artritis reumatoide, suelen presentar fiebre de origen desconocido, pérdida de peso corporal o debilidad.
Diagnóstico
  • El especialista (reumatólogo, traumatólogo) realizará el diagnóstico con base en los síntomas que presente el paciente, historia médica y auscultación directa.
  • Es probable que el médico deba apoyarse en radiografías, mediante las cuales podrá apreciar el grado de la lesión y/o desgaste de las articulaciones.
  • Cuando se sospecha de artritis se solicitará un análisis de sangre.
Prevención
  • El ejercicio físico mejora el estado de las articulaciones. Debe practicarse con regularidad; especialmente se recomiendan los de estiramiento, caminata, ciclismo, natación y baile.
  • Es muy importante mantener el peso corporal adecuado.