Blog

oct 22, 2012

Mi Embarazo


El embarazo es una situación natural de la vida y el cuerpo de la mujer está hecho para adaptarse a los cambios que se desarrollan.

Sin embargo, tu organismo debe trabajar mucho para abastecer al bebé en crecimiento, por lo que es importante prestar atención a la nutrición y al ejercicio, que te ayudarán a cumplir con esta hermosa tarea.

Generalmente, la mujer embarazada aumenta un promedio de 1 kg / mes, por tanto, una ganancia final de unos 9 - 12 kgs en todo el proceso de gestación.


Si has ido subiendo regularmente de peso y de repente subes más, chécalo con el médico. Puede deberse a retención de líquidos (toxemia), que puede llevar a la pérdida del feto o bebé, o a poner en peligro de muerte a la embarazada.
Te damos unos consejos para que disfrutes aún más en esta etapa tan importante de tu vida 

  • La espalda. Conforme la panza nos crece, se va doblando la cintura hacia atrás, y esto provoca dolor de espalda. Para evitarlo hay que pararse más derecha. Podemos pasar algunos minutos, varias veces al día, pegadas a la pared, de manera que sintamos que toda nuestra espalda toca la pared, con las piernas un poco inclinadas.
  • Es posible que sintamos más sueño que antes del embarazo. Así que descansemos todo lo que se pueda. No se trata de estar siempre en reposo, a menos que sea necesario.
  • Los cereales son indispensables, como la avena, el trigo, el arroz, el maíz, etcétera, nos dan minerales y además nos ayudan a no padecer estreñimiento.